Los ERTES y su tributación en el Impuesto de la Renta

ERTE Renta

Los ERTES y su tributación en el Impuesto de la Renta

Te explicamos las implicaciones que tiene un ERTE en tu próxima declaración de la Renta para que no te lleves sorpresas y puedas planificar tu tributación.

Durante esta pandemia muchos trabajadores han estado o están en situación de ERTE y esto afecta directamente a su Declaración de la Renta del año siguiente.

¿Cómo sé cuándo estoy obligado a declarar mis ingresos?

Con carácter general todos los trabajadores estamos obligados a declarar en el IRPF si nuestros ingresos anuales superan los 22.000 euros con un único pagador. Este límite es de 14.000 euros cuando tenemos dos o más pagadores, se considerará pagador cuando recibas de él más de 1.500 euros anuales. Por eso, si durante este ejercicio has recibido una prestación de ERTE por valor de más de 1.500 euros se considerará a la Administración también como segundo pagador. De modo que si la suma de ingresos entre ERTE y tu salario supera los 14.000 euros estarás obligado a presentar tu declaración de la Renta en 2021. Esta es la primera consecuencia de los ERTES.

Por otro lado, deberemos fijarnos en las retenciones del IRPF. Todos los trabajadores saben que existen diferencias entre el salario bruto y el salario neto, descontando impuestos. Cada mes se retiene parte del salario bruto como pagos avanzados del Impuesto de la Renta, de tal manera que no tengamos que pagar toda la cuota al final del ejercicio. Cuando llega el momento de presentar la declaración de la Renta pueden ocurrir dos cosas, que te devuelvan parte de lo pagado o que te toque pagar más. Estas retenciones del salario son automáticas y permiten que muchos trabajadores no tengan que ingresar nada al hacer la declaración.

Las prestaciones por desempleo no están apenas sometidas a retenciones

El problema viene con las prestaciones de la Administración, como son los ERTES o las prestaciones por desempleo. Estas prestaciones no están sometidas a apenas retención mensual, por eso al año siguiente nos podemos llevar una desagradable sorpresa cuando tengamos que pagar esa parte de golpe.

¿Qué podemos hacer?

Para evitar esta situación puedes pedir a tu empresa o al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) que suban la retención para aumentar el porcentaje de IRPF pagado antes de la declaración de la Renta. Sin embargo, podemos no tocar nuestra retención percibiendo un mayor salario durante este tiempo. En este caso debemos ser conscientes de que tendremos que pagar al hacer la declaración o nos devolverán menos del IRPF. Se ha planteado la posibilidad de que los ERTES estén exentos de retenciones, pero Hacienda ha descartado hacer excepciones o cambios pese al COVID-19 y su incidencia en la economía familiar.

En caso de que te encuentres en la situación descrita nuestro consejo es que consultes con abogados especializados cuál es tu mejor opción para no llevarte sorpresas. En LEXXI abogados podemos asesorarte en este y otros asuntos de tu declaración de la renta, contacta con nosotros sin compromiso.